Paco Cetina

¿Qué hacer para ser admitido?

La historia de Ana y Juan.

Ana y Juan no se conocen y aunque estuvieron a cinco centímetros el uno del otro nunca supieron que ambos aspiraban ingresar a la facultad. Un día coincidieron junto al pizarrón de corcho en la facultad de medicina, en donde desesperadamente buscaban su nombre entre los pocos afortunados que finalmente lograron entrar.

Juan rompió en llanto.

Ana gritó de alegría.

Ella vio su nombre.

Juan jamás lo encontró.

La felicidad de Ana caló hasta sus huesos.

No más que la decepción de Juan.

Ella, experimentó el significado del éxito.

Él, probó el amargo sabor del revés.

Ella se felicitó a si misma.

Juan reflexionó para saber qué había salido mal.

Ana daba el primero de muchos pasos rumbo a su meta bien fincada: ser médico.

Juan, tendría que esperar.

¿Qué habrá sido aquello que marcó la diferencia entre Ana y Juan? ¿Qué hizo Ana para ser admitida?

¿La respuesta?

La actitud.

Cambia tu actitud.

Primero cree en ti mismo.

Piensa que puedes lograrlo.

Comprométete contigo mismo… pero en serio.

Piensa en grande.

Piensa en ser el primero de la lista.

Sí; aspira a quedar en primer lugar, no en quinto, ni en décimo.

Ni te conformes con ser parte de los dos cientos o tres cientos que logran ingresar.

Ahora traza bien tu ruta.

Puedes comenzar preguntándote ¿cómo logro ser el primero de tantos?

Haz un plan.

Sortea los obstáculos.

Prevé las dificultades.

Conoce tus errores y conviértelos en virtudes.

No trates de ser mejor.

Logra la excelencia.

Lucha como siempre lo has hecho.

Demuéstrate a ti y sólo a ti que eres capaz de lograr lo que deseas en tu corazón.

Ten coraje para nunca perder de vista tu objetivo.

Ten fortaleza para llevarlo a cabo.

Ten coraje para cambiar tu actitud.

SUSCRÍBETE PARA INFORMARTE DE NUEVOS POSTS.

Suscribirse